Día de muertos · Viajes, Cultura y Aprendizaje

Día de muertos

Una de las tradiciones más bonitas de mi país y mi favorita personal es: el día de muertos.

Si hay algo que a mi me gusta muchísimo es ver a la gente disfrutando. Aunque no soy una persona sociable, el solo sentarme y mirar familias compartiendo, amigos jugando o parejas teniendo un picnic, me hace sentir increíblemente feliz. Entonces, ¿Que podría ser más increíble para mi que ver a mucha gente trabajando juntos y compartiendo mientras celebran una tradición? Nada en lo absoluto.

Yo amo el ‘Halloween’, y para ser honesta, creo que todo mundo debería sentirse libre de celebrar lo que sea que quieran celebrar. A lo que me refiero es que, Navidad y Pascuas no son tradiciones que nacieron en México ¿verdad? Pero también creo que podemos celebrar ‘Halloween’ y tener una apreciación por nuestras hermosas y llenas de significado, tradiciones.

 El día de muertos era una tradición prehispánica. Ellos creían que había algo más después de la muerte y para celebrarlo, ofrecían regalos y comida tradicional para las almas de la gente que había muerto. Esto era organizado en una forma muy específica y contenía elementos que eran distintivos de ese día especial. Por ejemplo, en la mesa donde se pone el altar necesita tener un mantel blanco, que representa alegría y pureza, el amarillo representa el color de la muerte, es por eso que usamos las flores de cempasúchil para decorar nuestros altares, estas también representan el sol brillando e iluminando el camino de vuelta a casa. También usamos flores blancas llamadas alhelí, y estas representan la pureza de los niños que han fallecido. El incienso es usado para ahuyentar los malos espíritus que no sean las almas de nuestros seres queridos, las velas se ponen para iluminar el camino al altar, también se ponen las pertenencias de las personas a las que se les dedica el altar, su comida favorita, su alcohol favorito, y algunos juguetes si se perdió a un niño, un vaso de agua, para que tengan que beber después de haber comido y por supuesto, una foto de los familiares que han muerto. Cada pequeño detalle ha sido cuidadosamente considerado para darle una gran bienvenida a nuestros difuntos en su viaje desde el más allá. Ese día, todos estamos compartiendo un momento con ellos. Nuestros antepasados creían que, durante la noche, las puertas del otro mundo se abren y es por eso que pueden visitarnos.

Independientemente de tus creencias, Yo encuentro esta celebración llena de significado para toda familia que ha sufrido una perdida. Como comunidad latina, nuestras familias significan muchísimo, y no solo la familia nuclear, pero cada uno de nuestros relativos que están cerca de nosotros y con los que pasamos tiempo. Esta tradición nos permite sentir que aún podemos hacer algo bueno por nuestros difuntos, que podemos seguir celebrando con ellos y que, por un momento, volvemos a estar todos juntos.

Yo perdí a mi abuela hace tres años; fue lo más doloroso y no hay día que pase que yo no piense en ella. Desde su muerte, mi familia y yo hemos construido un pequeño altar para honrarla. Es muy triste tener que seguir sin ella, pero con su ausencia, pasar tiempo con la familia entera, compartiendo y recordando anécdotas nos hace sentir que aún está con nosotros.

El día de muertos es una hermosa tradición que espero los mexicanos sigamos celebrando a través del tiempo, no solo porque es una de nuestras tradiciones más emblemáticas, pero también porque al final, independientemente de honrar y recordar a nuestros difuntos, es una conmemoración que nos une, como familias, como comunidad y como sociedad. Pasamos tiempo juntos, trabajando juntos y creando juntos. La empatía que a veces hace falta en nuestra sociedad puede sentirse en todos los estados. Cuando participamos en concursos de altares de muerto, para ver quien escribió la mejor calaverita (para los que no son mexicanos, una calaverita es una rima satírica que se burla de la muerte), sentarte con tu familia y comer pan de muerto, bebiendo café o con chocolate caliente, compartiendo historias, oliendo el aroma de las flores, el incienso, mirando a la gente que amas y pasando tiempo con ellos, todo iluminado solo por la luz de las velas y sabiendo, que esa persona o personas a las que están recordando, estarían muy felices de verlos juntos. Aún si ellos no están ahí, siempre los llevas en tu corazón. Yo extraño demasiado a mi abuela, pero estoy feliz de tener un día especial para recordarla y también tener una actividad que nos une más como familia, así como a ella le gustaba.

20151104_165015

Este altar es el que la sociedad de alumnos mexicanos de la universidad de Sussex coloco en la entrada de la universidad el año pasado.

1380430_596447170418065_840031839_nEste es el altar que construimos para honrar a mi abuelita.

1265909_566543963408386_901282212_oY esta es la última foto que me tomaron con mi querida ‘Luchita’, mi amada abuela, espero que disfrutaras este día de muertos y tuvieras tiempo para visitarme en Inglaterra. Te amo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s